linea

El riesgo tsunami en Iquique

Visto 295 veces

 VctorEn los últimos años las condiciones de riesgo por eventos de la naturaleza, llámense estos terremotos, tsunamis, aluviones, incendios y otros, se han multiplicado en el mundo y particularmente en nuestro país. Esto por el crecimiento poblacional, la exuberante construcción y por el descuido de las reacciones de la naturaleza como consecuencia de las intervenciones humanas.

En realidad y crecientemente estos desastres naturales son más bien sociales, puesto que el ser humano es quien artificializa la naturaleza y se expone a sus duras respuestas. Al talar los bosques se impermeabiliza la tierra, al construir en lechos de ríos y bordes de mar se expone a sus masas de agua, al edificar en quebradas y cerros se arriesga a incendios. Todo esto ocurre de manera creciente en Chile.

En particular, Iquique está expuesto principalmente a la ocurrencia de terremotos y tsunamis en sus urbes costeras, cada vez más pobladas, sin embargo y pese a la resiliencia espontánea de sus habitantes y a la política comunal implementada para capacitar y entrenar a la población ante las eventuales contingencias, algunos sectores sociales y empresariales transgreden gravemente las precauciones instruidas por organismos expertos y sentido común.

En los últimos días el municipio de Iquique, a través del alcalde Mauricio Soria Macchiavello, ha expuesto de manera fidedigna el riesgo inminente y grave que presenta la mantención de contenedores en las instalaciones de la Empresa Portuaria Iquique. Incluso ha hecho presente este grave hecho a la Presidenta de la República, de quien se espera atención y total diligencia frente a esta denuncia.

Las razones de esta preocupación del alcalde de Iquique, más allá de sus facultades y deberes propios de su cargo, residen en que la evidencia empírica y razonamiento científico muestran el comportamiento de esas enormes cajas metálicas cuando son empujadas por esas masas de agua. Sin ir más lejos como ocurrió en el puerto de Talcahuano en el terremoto y tsunami desatados en el mes de Febrero del año 2010. Allí se observó el desplazamiento vertiginoso y fatal de los contenedores mantenidos en esas instalaciones a causa de la energía de las olas provocadas por dicho evento natural.

Los estudios realizados en Iquique por expertos chilenos y japoneses concluyen en que las áreas de inundación de la ciudad están situadas en el sector norte y centro norte del área urbana, precisamente en los espacios urbanos donde más se concentran las instalaciones residenciales, comerciales y de servicios públicos. Y en particular indican el peligro que representan los contenedores usados para trasladar la carga en los modernos barcos que realizan el comercio marítimo. Esto advierte las consecuencias graves que podrían ocurrir en las inmediaciones del puerto de Iquique.

Por cierto terremotos y tsunamis son eventos naturales, pero sus consecuencias posibles son más bien sociales, en tanto son los seres humanos quienes toman decisiones erróneas que exponen a los habitantes a verdaderas catástrofes. Hay sujetos que toman cursos de acción riesgoso por no tener alternativas a su alcance, pero hay directivos de empresas públicas y privadas que incurren en ello por razones de rentabilidad de sus negocios, como es el caso de EPI, la empresa portuaria estatal de Iquique, que decidió arrendar espacios en sus terrenos para la concentración en ellos de miles de contenedores de carga marítima. Esta imprudente y temeraria decisión, sin duda, es necesario revertir.